Crónicas Cruzadas: el hijo de un tal “Peluca” robó en Los Dos Caminos, Caracas

publicado en: +ESPECIALES, Crónicas Cruzadas | 0

Ahí mismo, donde la pandilla de jóvenes come de la basura cada noche, ahí fue…


Pluma: Leonardo Bruzual Vásquez


—¡El hijo de Peluca? ¿Quién? ¿¡Fue el hijo de Peluca!?
—Sí…
—Bueno, vamos a buscar la pistola y eso es dándole. ¡Pero ahorita mismo!

Aquel comentario final le entró por el oído izquierdo, como un disparo a quemarropa, a Noel Odra… Luego de traer el ceño fruncido, sus cejas se arquearon, su boca se torció, se formaron grumos en su testa, surcos en la frente.

Mientras Odra caminaba por la calle rociada de la hojarasca dejada por los mangos, caídos a palos y piedras por los que pasan hambre en la calle, solo le quedó suponer que aquellos hablaban de un robo, que cobrarían venganza… “¡No dejan parir a los mangos!”, pensó.

Imagen referencial cortesía de Doyoucity


¿Se habrían robado un carro? ¿Entrarían a la casa donde hablaban al filo de la puerta otros tres jóvenes y un señor? Fueron preguntas que pasaron por la mente de Noel, mientras cruzaba a la derecha de la transversal 6 de la avenida Sucre, Los Dos Caminos, estado Miranda, (Caracas), Venezuela, el domingo 9 de julio, 4.30 de la tarde.

¿Para qué detenerse a preguntar sobre uno de los tantos robos que a diario ocurren en la capital? Continuó sin resolver las inquietudes que parecían culpar primero a un tal “hijo de Peluca”, decía el sujeto con actitud de militar o de policía ladrón.

A su pasó dejó detrás el basurero donde comen cada noche una pandilla de muchachos, basurero que no hurga La anciana y los miserables, pero sí niños menores de 10 años y otros adolescentes, así como los que ha visto fumando y pidiendo dinero en otros sectores de la hostil metrópolis.

Metros antes, meses antes, un hombre hablaba por teléfono en la puerta de su casa; le hervía la sangre, lo demostraba cada grito que pegaba al celular, diciendo: ¡¡Aquí, aquí!! ¡¡Me acaban de robar aquí en la entrada de la casa!!; recordó Noel Odra.


Edición II