Más de 12 mil parejas homosexuales venezolanas se beneficiarían con matrimonio igualitario

Leonardo Bruzual Vásquez


Movimiento sexodiverso LGBTI de Venezuela respalda al TSJ
Comunidad LGBTTI realizó un acto en la plaza Bolívar de Caracas para manifestar su apoyo a la decisión del TSJ que aceptó la demanda de nulidad por inconstitucional del artículo 44 del Código Civil. | Foto: José Luis Díaz

Luego de recoger 21.000 firmas durante seis meses en todo el país que fueron entregadas el 31 de enero de 2014 a la Asamblea Nacional (AN) para introducir un proyecto de ley que anulase el artículo 44 del Código Civil (CC) venezolano, y no recibir hasta la fecha una respuesta del Parlamento; la Asociación Civil Venezuela Igualitaria recurrió al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para introducir una demanda de nulidad por considerar inconstitucional esta normativa.

Un año y tres meses después de la solicitud al TSJ (29 de enero de 2015), esta instancia aprobó procesar la petitoria contra la única norma que prohíbe a las parejas homosexuales casarse con total normalidad en Venezuela y recibir los beneficios del matrimonio.

Ante esta reciente posición del principal tribunal del país, grupos pro gais se pronunciaron al respecto; porque, al dictarse un fallo a favor, esto vendría a beneficiar entre 6 y 12 mil personas (y sus parejas), según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), pero “podrían ser muchas más”, precisó Koddy Campos, portavoz del Movimiento Ejército Emancipador, una agrupación que lucha por los derechos humanos de la comunidad sexo diversa,

Campos cree que toda América ha avanzado en el tema y Venezuela no puede quedarse atrás, sino “estar adaptada a los nuevos tiempos”. “El 80 % de América tiene derechos para las parejas homoparentales y aún en Venezuela no. Por eso, esperamos la decisión del TSJ, y que sea afirmativa para nosotras y nosotros”, agregó.

De anularse el artículo 44, “los heterosexuales no pierden derechos porque a nosotros se nos dé derechos, sino que estamos construyendo una patria más justa, donde todas y todos seamos iguales”, mencionó.

Aunque muchas religiones rechazan este lazo homoparental, así como otros cambios sociales a los que han tenido que ceder —comentó el defensor de DDHH sexo diverso—, Campos cree que en los próximos años “ellos (la Iglesia) cambiarán su discurso (respecto al tema); entonces no se verán en contra del matrimonio, sino en contra de los divorcios homosexuales”.


Artículo 44 del Código Civil venezolano reza que “el matrimonio no puede contraerse sino entre un solo hombre y una sola mujer. La Ley no reconoce otro matrimonio contraído en Venezuela sino el que se reglamenta por el presente Título, siendo el único que producirá efectos legales, tanto respecto de las personas como respecto de los bienes”.


“Estamos respaldando esta decisión, porque sabemos que el TSJ es el administrador de justicia en el país, lo que será favorable para la comunidad sexo diversa que hoy en día no puede acceder a la institución matrimonial motivado a que este artículo el CC es infraconstitucional (inferior, por debajo, de la Carta Magna)”.

Así lo sostuvo por su parte Leandro Viloria, vocero del Movimiento Sexo Género Diverso de Venezuela (Msgdv), quien también cree que “en la actualidad el derecho al matrimonio no es un derecho, sino un privilegio de los heterosexuales”, por lo que tildan esta normativa de discriminatoria.

En un mundo que es cada vez más abierto a la realidad humana y avanza en seguir generando políticas de condiciones iguales para todos, Venezuela no se puede quedar atrás. En definitiva, la comunidad LGBTTI (Lesbiana, Gay, Bisexual, Transexuales, Transgénero e Intersexuales) sostiene que más que casarse por capricho, quieren tener un reglamento que los ampare legalmente. Por eso su lucha, más que un logro político, vendría a ser por un derecho que permita no haya discriminación, sino igualdad para todas y todos a pesar de sus preferencias.


Cifras

Koddy Campos, defensor de derechos humanos gais en Venezuela, ofreció los siguientes datos:

  • 80 % de América tiene derechos para las parejas homoparentales.
  • 30 % de la población venezolana no es heterosexual, según el INE: podrían ser más, solo que por discriminación, las personas no asumen frente al INE su condición, subrayó el vocero.
  • 6 mil familias venezolanas alegaron tener un miembro homosexual en el hogar (INE, 2011). Si esto se multiplica por dos (cada una de estas personas tiene su pareja) la cifra se duplica; es decir, 12 mil personas se beneficiarían directamente con la anulación del artículo 44, explicó.
  • Venezuela se convertiría en el quinto país de Sur América en aprobar el matrimonio igualitario

Opiniones encontradas

A propósito de cómo puede afectar esta decisión a la conformación de la familia y a los niños, según Daniela Rodríguez, defensora distrital del Msgdv, estudios realizados por la ONU en todo el mundo han demostrado “que los niños han acogido muy bien el tema, con mucha seriedad y lo ven tan normal como cualquier matrimonio heterosexual; por eso vemos que no hay ninguna afectación psicológica”.

Para la abogada, “las ciudadanos y ciudadanos (del país) están preparados (para el matrimonio igualitario) ya que es un derecho que hemos venido luchando para estar equiparados con otros países del mundo.

Pero en una pequeña encuesta realizada en Caracas y en regiones del país, las personas entrevistadas no parecen estar de acuerdo con la afirmación de Rodríguez. Sin que tengan relación unas con otras, los participantes coincidieron en que el matrimonio ha de ser entre un hombre y una mujer, e incluso defienden sentencias de la Biblia:

Reiber Marcano. Valles del Tuy, Miranda
“Yo sé que todo ser humano necesita ser amado y expresar amor, recuerden que ‘Dios es amor’, como me dicen ellos (LGBTTI), pero también es fuego consumidor. Creo que no es medio correcto de decirle a la sociedad que ellos se aman”.

William Rodríguez. Caracas
Considera que si se aprueba el matrimonio igualitario, a Venezuela le caerá las mismas consecuencias que a las ciudades bíblicas Sodoma y Gomorra. Afirmó ser cristiano evangélico.

Dismary Conquista. La Pastora, Caracas
“Respeto la posición de estas personas, pero no estoy de acuerdo porque en principio la legislación establece que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer”.

Julio González. Cumaná, Sucre
“Me parece que no es un buen ejemplo para los niños, sobre todo en etapas donde están identificando el rol de madre. Pero cada quien con sus gustos y condiciones”.


A detalle

  • En la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, máxima ley del país, no se repudia ni condena, en ninguno de sus artículos, la unión entre dos personas del mismo sexo.
  • Argentina (15 de julio, 2010), Uruguay (10 de abril, 2013), Brasil (14 de mayo, 2013), Colombia (28 de abril de 2016) y son los países sur americanos que han aprobado el matrimonio igualitario.
  • Argentina y Uruguay no necesitaron de sus tribunales o cortes de justicias para aprobar es los matrimonios sexo-diversos porque fueron legalizados, respectivamente, por Congreso Nacional y la Asamblea General de estos países.
  • “Matrimonio igualitario” fue la expresión introducida en la reforma del CC argentino para referirse a la unión civil homosexual.
  • Buenos Aires se convirtió en la primera ciudad latinoamericana en aceptar estas uniones, y luego se extendió a todo el país (2010).
  • Todos las demás naciones legalizaron las bodas gais mediante un fallo de sus tribunales.
Esta trabajo fue realizado para el Correo del Orinoco.