Un viaje de esperanza para Camilia

publicado en: Salud y Bienestar | 0

Por @leobruzual

Imagen ilustrativa. Archivo
Imagen ilustrativa. Archivo

Camila Aguasanta, sus dos primeros nombres. Ruiz Ortiz, sus apellidos. Es una pequeña que desde los ocho años padece de una “insuficiencia aórtica leve”.

Actualmente tiene 10, y para su madre Yeanette no es fácil ver cómo su hija tiene que ser sometida a chequeos anuales en el hospital JM de los Ríos, en Santiago de León de Caracas, la capital de Venezuela.

A Camila le cuesta entender que su aorta (el vaso sanguíneo más grande del cuerpo) no cierra herméticamente (su funcionamiento normal), lo que hace que un flujo de sangre se devuelva hacia el lado izquierdo del corazón, explica su progenitora.

Viaje de esperanza

¿Cómo llevaré a mi hija a tratarse y así mejorar su calidad de vida?, se preguntaba Yeanette.

Luego de una solicitud formal realizada en diciembre de 2013 a la Fundación Regional El Niño Simón Sucre, en Cumaná, la pequeña Aguasanta ya tiene en sus manos dos boletos en primera fila para volar hacia la esperanza.

De esta manera, el Gobierno del estado Sucre, a través de su brazo materno, la Fundación del Niño, continúa llenando de esperanza a los más necesitados, permitiendo que un corazón siga latiendo.

El traslado se hace en avión porque por carretera no es conveniente, aseguran sus médicos. La factura de estos pasajes: la sonrisa inocente y sincera de Camila Aguasanta.

*Esta nota fue realizada para la Fundación del Niño en marzo de 2014.